Museo Diocesano di Monreale

Museo Diocesano

El espacio que alberga el Museo Diocesano de Monreale, museo de arte cristiano que representa la historia de fe y la devoción de la Diócesis, está repartido en tres plantas en el Palacio Arzobispal .
La primera, la planta baja, tiene un pasillo de acceso en el que se encuentra el material lapidario procedente de distintas partes de la Diócesis. Este pasillo lleva a la Sala San Placido, con una escenográfica apertura al claustro benedictino. Esta gran sala ofrece, además de las amplias paredes para los grandes retablos, un espacio de exposición para el grandioso tapiz en el que está representado el célebre tema del Sueño de Guillermo, y en vitrinas colocadas en las paredes, que recomponen de forma ideal los altares laterales, un espacio del museo para la exposición de algunos paramentos de altar de distintos tipos, aproximadamente de la misma época de las pinturas.

El primer piso tiene dos salas. Estas, que comparten una sugestiva vista sobre el golfo de Palermo, albergan las obras más antiguas de la Diócesis. La primera sala, cuya fachada da al interior de la Catedral ofreciendo una prestigiosa visión de los mosaicos, propone de nuevo el orden cronológico agrupando las obras de arte  partir del periodo normando con continuación en la segunda sala donde se exponen las obras del Cinquecento. Desde esta sala hay una vista privilegiada de cerca de la polícroma decoración externa de los ábsides de la Catedral.

En la segunda planta, en dos grandes salas que se comunican entre sí, el montaje del museo propone un recorrido que desarrolla, a través del iluminado encargo episcopal, la historia de la Diócesis. La sala, que expone cortinajes y enseres encargados por los Arzobispos antes mencionados a  lo largo de los años, y cuya fachada da al claustro, regala a los visitantes una singular vista desde lo alto. La sección final de la sala, de bóveda de cañón pintada con casetones a petición del Arzobispo Domenico Gaspare Lancia di Brolo, en Monreale desde 1884 hasta 1919, alberga las obras más tardías, en una selección de manufacturas de especial interés artístico. Ha sido necesario separar las obras diocesanas de las donadas por Salvatore Renda Pitti, que mantienen la homogeneidad original de la colección en una exposición aislada que está en el salón dedicado a los Obispos.
La exposición de la colección, a través de la elección de las manufacturas de mayor interés artístico por su variedad, privilegia las obras de arte cristiano y proporciona un significativo ejemplo de coleccionismo privado que, mediante la donación, pasa a la función  pública.

Todavía en la segunda planta, en un ambiente aparte, hay una sección antropológica que agrupa obras de carácter devocional.
La Capilla del Crucifijo, en la Catedral de Monreale, forma parte del itinerario de la exposición correspondiente a la sección de los encargos episcopales. La Capilla fue encargada al Arzobispo Juan Roano, cabeza de la Diócesis de 1673 a 1703. Todas las obras de arte encargadas por el alto prelado español, y mantenidas en el lugar original para el que se realizaron  están expuestas de manera que aportan aún más valor al templete barroco que ya era un valioso relicario.

Operador turístico

Reserva una visita

Para reservar una visita pulsa el enlace que aparece a continuación y rellena el formulario.

Reserva una visita

Colegios

Reserva una visita

Para reservar una visita pulsa el enlace que aparece a continuación y rellena el formulario.

Reserva una visita

El uso de cookies de este sitio sirve para mejorar la experiencia de navegación. Lea la política de Cookies.